miércoles, 28 de junio de 2017

Hoy


Hoy quisiera dormir contigo o por lo menos hablarte, pero no puedo no eres nadie para mi y quizás yo sea nadie para vos.
Hoy me siento triste e imagino un abrazo tuyo, de esos que me revitalizan porque no puedo mentir que el verte y apretarte me devuelve la sonrisa.
Hoy descubro que no solo no tengo a vos, que no tengo a nadie,he descubierto que el dolor que llevo ha sido por mucho años de abuso invisible que solo han podido ver la luz en el reflejo de las historias de otros, otras y otres,en el espejo empático del dolor ajeno me he descubierto a mi, a un ser biológicamente hombre diferenciado por ser femenino, por ser un traidor de lo normal.
Hoy combino miles de historias, cientos de momentos y decenas de “-algias” que entre descargas eléctricas e intercambios químicos se apoderan cual dictador de república bananera de las células de esta materialidad humana contenedora de esa conciencia que alguien decidió llamar de alguna manera y que por si misma responde a las distintas identidades que el tiempo y su sociabilidad le han otorgado.
Hoy entretejo los distintos estados de mi ser y en ellos solo veo soledad y ganas de amor, un recuerdo de la humanidad que soy y de eso que todos solemos merecer, pero no sabemos ni dar ni recibir
Hoy recuerdo que mis subjetividad, unicidad me llevaron a aquí y que mi liberación no está más allá de la conciliación de mis demonios con la sangre, carne y huesos que soy, que hay oportunidad para la reparación en mi emancipación y en ese sentimiento aún no claramente definido que siento por mi y por vos.