viernes, 10 de noviembre de 2017

Dejate ser

Ruidos, música, autos, conversaciones,
-Dejate ser- ella dijo, a pesar de que quien estaba afligida, nos miramos y descubrimos que eramos el espejo de nuestras almas, algo más allá de nuestras corporalidades diferentes
Una lágrima brotó en un acto reflejo en ambos, las miradas se perdieron en el horizonte mientras los brazos se fundían en un abrazo
Comenzaste a trazar espirales infinitas, tratabas de no bordear la hoja como queriendo representar en la repetición del movimiento de tu mano, tu miedo a caer por el precipicio
Parás, sonreís, volvés a esa suave y dulce voz que te caracteriza, regresás a tu lugar, me devolvés a mi y tomando una lámina de tu libreta, lo volvés a decir, "Dejate ser"
Él y otra ella llegan, las dinámica es diferente,
en esa complicidad los cuatro nos entendemos,
solo hay silencio, compartiendo subjetividades,
cruzando de nuevo las miradas todos,
nos encontramos y tras una historia que recordaba que el único soporte somos nosotros mismo, sonreímos, juntamos nuestras manos y seguimos la melodía que en el fondo no hacía otra cosa que llamarnos a bailar, a celebrar que somos uno y todos, que somos infinitos

lunes, 6 de noviembre de 2017

Mis-Love


We accept the love we think we deserve
Otra vez creo que te amo, lo sé, te amo
Tengo la certeza de que no lo imagino
No es otra película de Dolan que sucede en paralelo con las múltiples tramas que definen las distintas interpretaciones del actor que soy
Lo vivo cada vez que haces falta y estás
Somos compañeros de alma, nuestros cuerpos son libres
Esa es tu versión de la historia
La acepto, ma faccio una maschera che finge la tua amicizia
Y es el tiempo que la destruye con la tua presenza

And we see the face, the fate
Sabemos la verità
We don't trust each other, pero we love l'uno all'altro
Es lo que conocemos
Es con lo que vivimos esta intermediación cibérnetica, kinética, telegráfica que define nuestra interacción y todo lo que somos.

domingo, 29 de octubre de 2017

Ondas

La emoción se condensa bajo la nube de una flor
Miro a todos los cuerpos moverse, me recuerdan las olas del mar
hablo de mi Caribe, vuelvo a estar en mi hogar
observo a todo él y no me puede encontrar
no me quiere encontrar
Puedo verlo, ahora, tras, la caída que me produce su drug
no puedo estar allí más
la coreografía está hecha para parejas, grupos y yo me encuentro en soledad
no lo soporto más, la brisa, la prisa,
el mar me vuelve a llamar
estoy convulsionado, erosionado, desilusionado
ahora conviven los dos, la parca y el agua
lo veo ahora, no puedo ser amistad cuando quiero amar
no puedo con toda esta realidad
sus movimientos me lo hacen notar
que mi cuerpo es muy pequeño para tanta soledad
me retiro, me desaparezco, me vuelvo un fantasma como aquella casa
los dejo ser, quizás creerán y nunca sabrán el porqué,
pero tengo que llorar, pintar, escribir,
y eso es mejor si ellos no están
si yo ya no estoy, ahora creo que no me van a extrañar
su frecuencia es armónica y yo el ruido, la onda que viaja a otro lugar
es mejor escapar, irme con esa idea del mar
de mi Caribe y encontrar a este yo extraviado entre las luces, ruidos y seres de la noche en esta ciudad

viernes, 13 de octubre de 2017

Entrada de diario 2: Transversales

Septiembre 25 de 2017

Me pediste que escribiera lo que no te puedo decir, pero ahora creo que no hay nada para contar.

Primero me quiero disculpar, desde mi lado de la vereda la película proyectada sobre la pared parecía indicar que vos no me querías conocer, que no te interesaba saber más de mi y que incluso te molestaba que coincidiéramos en espacio; yo ignoraba un poco eso pues al mismo tiempo algo me decía que no era así, que esto se convertiría en algo más, fuera lo que fuera, ya creo que será amistad porque mi indecisión ante poder revelar lo que verdaderamente soy y lo que pasa por mi cabeza te logró molestar y es un lástima para mi, deje ir la oportunidad de transformar en algo más real esto que siento por vos, que me da miedo expresar y he escondido en un muro de mentiras que debo derribar.
 
 No sé si sea el final, al menos eso espero, por eso creo que es bueno que sepas que solo miraba desde mi lugar y ahora entiendo lo que vos mirabas desde el tuyo, veíamos las mismas acciones, pero diferentes interpretaciones de la obra que estábamos actuando. De mi no puedo contar mucho, ni siquiera justificar nada; tu queja es la queja de todos mis amigos y amigas, pero que dejan pasar porque ven en mi a alguien en quien confiar, no por nada termino siendo ese alguien a quién llaman cuando todo sale mal.

Entiendo tu desconfianza y en este escrito en el que trato de decir un poco de mi, me gustaría explicarte porque me dejo llevar por tu impulsividad y la de tus amigos y amigas y esos momentos de confusión y magia; es sencillo, yo simplemente los seguía, y lo hacía porque estabas vos, quería conocerte más, habitar parte de tu entorno, una razón egoísta porque yo no te he dejado hacer lo mismo con él mío y que yo haga parte de tu mundo social es algo que solo puedes decidir vos. Segundo, y esto es algo personal que te voy a contar porque lo siento; y es que todos esos momentos de espontaneidad y de solo ser han servido para disminuir una realidad que me viene afectando meses atrás y que he tratado de ocultar, y es que estoy pasando por un cuestionamiento personal que me ha llevado a una depresión y sé que es una palabra fuerte que cambie la manera en que me veas de ahora en adelante, pero creo que esto ayuda a entender que me quedaba con ustedes no solo porque sí, sino para evitar la soledad de la casa de la Florida o el depto y no recordar por momentos la soledad que yo mismo me he causado por miedo a volver a confiar, por poner las experiencias pasadas primero antes de esto tan bueno que me está pasando con vos y todos, todas, todes que he conocido acá y se han acercado a mi; gracias por hacerme notar con más fuerza y claridad lo evidente.

Me disculpo de nuevo por no dejarte ver más allá de la apariencia, por no darle dimensión a esta incipiente amistad, pero ahora que ya sabés un poco y quizás de más, te digo te amo pequeño y que las acciones que buscás, las encontrarás si no es tarde.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Entrada de Diario 0: El día en que el cuerpo y el alma sintieron

Julio 27-28 de 2017

El día comenzó demasiado temprano, era el seguimiento de un impulso extraño generado dos días antes en el que surgieron frases y maneras de expresión de mis pensamientos y cuerpo que no las conocía, que no las entendía; pero sobretodo empezaba a disfrutarlas desde distintos lugares. Y es que al se yo, un negro ilustrado en el occidente intelectual no puedo hacer otra cosa que encontrarme a  mi mismo en una tradición que no me pertenece. 

"Los vaivenes de mis emociones son solo comparables con el movimientos de las olas durante un huracán o la potencia y trayectoria de un tornado en la llanura" 

Eran las 7 de la mañana cuando salí de casa y el primer tránsito corpóreo sensorial dio inicio, era un día de mucha niebla, a los primeros pasos llegué a sentirlo, agua entraba por mis fosas nasales y de la nada empecé a ahogarme, creía, imaginé que me convertía en pez y como un rayo electrificando todo mi cuerpo supe que no sería una jornada sencilla, que el tránsito de experiencias que estaba por vivir iba a ser de esos que nunca olvidaría.
Pasadas las horas y allí en medio de hombres, quienes supuestamente serían mis nuevos compañeros, empecé a entender cosas que luego en el transcurso de las horas iría comprobando con el seguir de ciertas acciones. Estaba sentado a las 8 am en un lugar escuchando una clase de ventas, de cómo venderle a extraños un extraño cosas extrañas solo porque era lo que tenía que hacer; admito que en esos minutos me sentí con cierta satisfacción, esto era demasiada teoría social traducida en píldoras de autoayuda al estilo marketing. Nunca dejé de sonreír al escuchar a esos hombres cuya fachada de éxito era tan débiles y desgastadas como los trajes que llevaban con orgullo, con la pretensión que esconde esa premisa, casi máxima, de nuestra sociedad - mundo de las representaciones. "como te vistes te tratan", palabras de mi abuela, mi madre, mi hermana, mi papá, de A; seguí escuchando a 5100 kilómetros de mi marco de referencia primigenio de experiencias lo mismo. Que razón tenía ese quien hace 50 años lo había advertido, en esto nos convertimos, eso somos, imagen, representación.
En ese momento todavía para mi era una posibilidad seria de empleo, y es que estoy así, desempleado, arruinado en una cada de la que me echaron hace 3 semanas, con todo viniéndose a la ruina y con una muy poca aptitud/actitud de mi parte para no permitir que el desenlace sea ese que siempre persigue mis pasos y pensamientos, la muerte por decisión propia.
Regresando al relato, ya es sabido que me gusta divagar porque eso es la escritura, la expresión genuina, mediada y tecnificada de la expresión humana, es decir, esto que esto que escribo no es la realidad, es un índice de esta, que a su vez crea una nueva realidad.
Eran las 10 am y con el "speech" aprendido, tomamos un colectivo. Los chistes homofobos, heteronormados y demás cosas que pasan cuando se juntan hombres en un espacio común no se hicieron extrañar; yo, una persona atravesada por la academia, por la deconstrucción del género, por la teoría queer, disimulaba mi disgusto con una simple sonrisa, nunca un comentario de ningún tipo. Pero algo aprendí y es que estos hombres, en medio de sus bromas, sus típicas conductas de masculinidad hegemónica, casi tóxica, no eran más que seres humanos atravesados por la cultura, que no era la misma cultura que la mía y no hablo por que ellos eran argentinos, un venezolano y yo colombiano, era algo de clase y acceso a ciertos capitales culturales que yo tenía, mas adelante vi otras cosas, que como muchas que me han venido sucediendo en este cierre de una vuelta más al sol; me enseñó algo de mi mismo y al mismo tiempo pasó un escalón más en la escalera de soluciones que estoy armando al conocerme a mi mismo en el hacerme a mi mismo.
Llegamos a zona oeste, ya no sabía que era hora era, ni en que barrio estaba, Belgrano, creo que dijo uno que se llamaba y así me lo indicó Google tras confirmarlo horas más tarde. Empezamos a vender y yo obviamente pocas ganas de hacerlo tenía y se notó en el resultado, 2 ventas, y no molestó por las distintas lecciones aprendidas aprehendidas de estos extraños, que nunca dejaron de mostrarme su amabilidad y tratarme como un compañero y darme ánimo, a pesar de mis gestos y actitudes.
Fueron varias horas en las que sentí el peso de la vida misma, el cansancio, el hastío de ser y entendí las limitaciones de los seres subalternos y el significado literal de ganarse el pan con el sudor de la frente y precisamente esto, el estar allí padeciendo con el cuerpo mismo la inmovilidad e incapacidad de mi comodidad fue que entendí que hasta ahora todo lo había hecho mal, que esta situación era culpa mía; que estaba tirando por la borda miles de lecturas, de horas dedicadas a la ganancia de capital cultural, por miedo; allí entendí que nunca más, que como sea debo autogestionarme lo que quiero ser, ponerme de una vez en marcha mi marca personal y empezar a ser lo que estudié por más que me cueste, porque no tengo que estar en una situación de esos pares que conocí el 27, mi situación debe ser como la de mis pares en la maestría, en la vida de la academia, como la de mis nuevos(as) amigos(as) y conocidos(as); basta de miedo de una vez por todas pues tengo todo para conquistar el mundo y no lo hago por boludo.
De ese día, el 27, agradezco eso; que me vi tocando fondo y sobreviví y aprendí que tengo herramientas para no caer allí y que las tengo que poner a funcionar o sino nunca voy a poder sobreponerme de mi situación y la señora muerte será mi compañera constante hasta que mi voluntad deje de ser tan férrea.
Mi día por fortuna no terminó allí, pasé de un tránsito al otro como siempre pasa con mi ánimo de ciclotimia, ese que amo y odio tanto y que define en extremo quien soy y ya no me molesta tanto, es algo que dejos ser porque no me queda nada más que eso.
Por la noche terminé siendo un efímero, en un recital en el que me dejé ser y todo por él; quién en otra coincidencia astral me envía un mensaje justo cuando una calle nos separa y cruzamos las miradas. Es todo una locura lo que nos sucede y simplemente me encanta porque me imagino que la ciudad nos quiere juntar, pero creo más por resignación y la lectura de lo que veo en sus acciones, que sólo será un efímero, un fugaz eterno y es una lástima porque no creo que pueda volver a encontrar a alguien como él, mas hay que aceptar lo que viene, vivirlo y nada más, ser feliz por esos instantes; como esa noche mientras escuchábamos Indios nos agarramos de la mano y en ese instante que me dejé llevar por la descarga de energía que exudaba su vocalista y todos ellos, geniales, hermosos, pura luz e intensidad.
Lo que atraviesa mi cuerpo cada vez que lo veo es increíble y una parte de mi se niega a pensar de que será solo una vez esto, para mi tiene que pasar más y haré que sea así. Es él y nadie más, o por lo menos, eso es lo que creo ahora. Lo vi de nuevo, una noche, pasé por las mil y una emociones y me hice una nueva amiga, en este final de ciclo estoy entendiendo que no sentir vergüenza de lo que soy es lo que me salvar, lo que me llevará al lugar que debo estar. Hay que ser libre, sentir, SER.